Trastornos del control de impulsos: cleptomanía

Hablemos de la cleptomanía: los trastornos del control de impulsos son una categoría diagnóstica reconocida recientemente

Trastornos como el juego patológico, la piromanía (que ya he comentado en un artículo anterior), la cleptomanía y el trastorno explosivo intermitente solo recibieron un marco de diagnóstico en el DSM III (Asociación Estadounidense de Psiquiatría, 1980).

Solo siete años después, en el DSM III-R (Asociación Estadounidense de Psiquiatría, 1987), también se le dio valor diagnóstico a la tricotilomanía.

¿Qué es la cleptomanía?

Como lo indica el propio término, los trastornos del control de impulsos se caracterizan generalmente por la incapacidad de una persona para resistir un impulso o tentación irresistible.

Este impulso lleva a la persona a realizar una acción que es peligrosa para ella y / o los demás y está precedida por un sentimiento de tensión y excitación crecientes seguidas de placer, gratificación y alivio (DSM-IV-TR, 2004).

La acción suele ir seguida de un sentimiento de remordimiento, culpa personal o culpa.

El grupo de diagnóstico de trastornos del control de impulsos incluye:

  • el juego (caracterizado por un comportamiento de juego desadaptativo, recurrente y persistente); piromanía (caracterizada por el hábito de encender fuego por placer, gratificación o alivio de la tensión);
    cleptomanía (caracterizada por una incapacidad recurrente para resistir el impulso de robar objetos que no tienen uso personal o valor comercial);
  • trastorno explosivo intermitente (que consiste en episodios ocasionales de incapacidad para resistir los impulsos agresivos y que provocan una agresión grave o destrucción de la propiedad);
  • tricotilomanía (caracterizada por el arrancamiento recurrente del cabello por placer, gratificación o alivio de la tensión y que causa una pérdida significativa de cabello) y trastorno del control de impulsos no especificado (NAS) incluido para codificar los trastornos del control de impulsos que no cumplen con los criterios para cualquier de los trastornos específicos descritos anteriormente.
  • Actualmente, existe una tendencia a incluir el trastorno de compra compulsiva, la adicción a Internet y la adicción sexual entre los trastornos del control de impulsos (DSM 5). Esto se debe a ciertas características comunes a esta clase de trastornos, como la tensión que precede a la realización de la conducta, la búsqueda de gratificación inmediata y la incapacidad de soportar la frustración de evitar la conducta.

KLEPTOMANIA Y SU EVOLUCIÓN SINTOMÁTICA

La cleptomanía es un problema psicológico.

La cleptomanía figura en el Manual de trastornos mentales (DSM-IV TR) como un trastorno del control de impulsos y se caracteriza por “una incapacidad recurrente para resistir el impulso de robar objetos que no tienen uso personal o valor comercial para el cleptómano, que a menudo da o los tira a la basura. Más raramente, incluso puede quedárselos y devolverlos en secreto '.

El robo no se realiza por venganza, enfado, delirio o alucinación, sino por la incapacidad de resistir un deseo imperioso.

La psiquiatría define la cleptomanía como una forma obsesiva de pensar, ya que la idea del robo y su consumación impregna la mente impidiendo cualquier otro tipo de actividad.

A menudo, las personas con este trastorno tienen familiares de primer grado con dependencia de sustancias.

Puede haber subtipos con características similares al TOC y subtipos con características similares a la adicción a sustancias y los trastornos del estado de ánimo (Grant, 2006).

En un estudio clínico, a 28 sujetos diagnosticados con cleptomanía se les realizaron pruebas específicas para evaluar la posible presencia de trastornos de la personalidad.

Doce sujetos con cleptomanía (42.9%) también tenían al menos un trastorno de personalidad. Los más frecuentes fueron el trastorno paranoide (n = 5; 17.9%), el trastorno esquizoide (n = 3; 10.7%) y el trastorno límite de la personalidad (n = 3; 10.7%).

Los individuos diagnosticados con cleptomanía en combinación con trastornos de la personalidad tuvieron un inicio de robo más temprano (13.4 +/- 5.6 años) que los diagnosticados con cleptomanía sola (27.4 +/- 14.2 años) (Grant, 2004).

La persona con cleptomanía no suele planificar el robo, sino que lo realiza sola, sin la complicidad o asistencia de nadie, cuidando de no ser detenida.

El acto de robar está precedido por un sentimiento de tensión creciente acompañado de placer, gratificación y alivio después del robo.

La persona con cleptomanía se da cuenta de la falta de sentido del acto y, como resultado, puede experimentar depresión y un fuerte sentimiento de culpa.

La cleptomanía puede causar dificultades legales, familiares, profesionales y personales.

Puede comenzar a cualquier edad y parece ser más común en mujeres que en hombres, como es el caso de las compras compulsivas (con las que tiene muchas similitudes).

Los estudios de prevalencia sugieren que en los Estados Unidos, 6 de cada 1,000 de la población general, o alrededor de 1.2 millones de personas, parecen estar afectadas por este trastorno (Aboujaoude et al., 2004).

La cleptomanía puede evolucionar y cambiar: las personas pueden robar esporádicamente, alternando con largos períodos de remisión, o la afección puede ser crónica.

El trastorno puede continuar durante años a pesar de múltiples condenas por robo si no se trata adecuadamente.

La cleptomanía también se puede asociar con otros trastornos mentales como los trastornos alimentarios, la depresión mayor, el trastorno de pánico, la fobia social, el abuso de sustancias y el trastorno obsesivo-compulsivo en sí.

LA CURA PARA LA KLEPTOMANIA

El tratamiento de la cleptomanía es posible, siempre que la persona esté verdaderamente motivada para buscar ayuda, y requiera necesariamente una intervención psicoterapéutica cognitivo-conductual (TCC), ya que interviene en la falta de control de impulsos mediante técnicas conductuales como la exposición con prevención de respuesta y cognitiva. técnicas como la reestructuración cognitiva.

En algunos casos, la terapia con medicamentos de apoyo también puede ayudar durante un cierto período, especialmente si el trastorno está asociado con síntomas depresivos.

Artículo escrito por la Dra. Letizia Ciabattoni

Lea también:

El síndrome de Florence, más conocido como síndrome de Stendhal

Síndrome de Estocolmo: cuando la víctima se pone del lado del agresor

Efectos placebo y nocebo: cuando la mente influye en los efectos de las drogas

Síndrome de Jerusalén: a quién afecta y en qué consiste

El síndrome de Notre-Dame de Paris se propaga especialmente entre los turistas japoneses

Síndrome de Lima: cuando los secuestradores permanecen apegados emocionalmente a sus captores

¿Y si Ebenezer Scrooge sufría de tristeza navideña?

Fuente:

https://www.istitutobeck.com/disturbo-controllo-impulsi

https://www.psichiatriaedipendenze.it/sintomi-disturbi/cleptomania/

https://www.raffaellocortina.it/scheda-libro/american-psychiatric-association/dsm-5-manuale-diagnostico-e-statistico-dei-disturbi-mentali-edizione-in-brossura-9788860306616-1535.html

Aboujaoude et al (2004) Descripción general de la cleptomanía y descripción fenomenológica de 40 pacientes. Prim Care Companion J ClinPsychiatry. 6 (6): 244-7.

Grant JE (2006). Comprensión y tratamiento de la cleptomanía: nuevos modelos y nuevos tratamientos Isr J Psychiatry Relat Sci. 43 (2): 81-7.

Grant JE (2004). Co-ocurrencia de trastornos de la personalidad en personas con cleptomanía: una investigación preliminar. Ley de Psiquiatría de J Am Acad. 32 (4): 395-8.

Puede que también te guste