¿Qué hacer en caso de dolor de oído? Aquí están los chequeos esenciales

El dolor de oído es una dolencia común y molesta, puede estar relacionado con situaciones triviales o no triviales, pero en cualquier caso cuidado porque los remedios caseros pueden ser perjudiciales, más aún porque es un órgano de los sentidos que debe ser protegido y preservado.

Un examen otorrinolaringológico es esencial, pero el examen debe ir acompañado a menudo de una prueba de impedancia o audiometría tonal o vocal, que son necesarias para comprender las alteraciones en la función más fácilmente atribuible al oído, es decir, la audición.

¿Cuáles son las causas del dolor de oído?

Las molestias en el oído pueden manifestarse de diferentes formas y estar relacionadas con problemas en el propio oído o en el entorno del oído.

La piel del canal auditivo, es decir, el camino que conduce a la membrana del tímpano, no solo está inervada por el cordón trigémino, sino que también representa una parte delicada de nuestro cuerpo.

A diferencia de la piel de los brazos, las piernas o la cara, que están más expuestas a la ventilación, la transpiración alterada en la piel del canal auditivo favorece la replicación bacteriana y la aparición de dolorosas infecciones de oído.

Además, factores externos como nadar de forma prolongada en la piscina o en el mar, malos hábitos como intentos torpes de limpiar el oído con bastoncillos de algodón o conos de cera, o enfermedades de la piel o de la anatomía del conducto pueden contribuir al desarrollo de otitis externa.

Dolorosa incluso con la simple movilización del oído y desagradable porque en verano limita la actividad en el agua, la otitis externa se trata principalmente con medicamentos locales y analgésicos orales.

Dolor de oído: signos que no deben subestimarse

Nunca subestime la falta de respuesta a la terapia, especialmente en pacientes frágiles como los muy ancianos, los diabéticos o los pacientes inmunocomprometidos.

La otitis externa maligna, con compromiso osteomielítico del hueso temporal o de los huesos de la base del cráneo, puede representar un “desafío” clínico tanto para el médico como para el paciente.

El dolor de oído repetitivo y punzante que se irradia a la mastoides, el arco mandibular o la región cigomática puede simular el dolor de la otitis externa.

Pero en este caso la piel del conducto no está inflamada y si el paciente refiere trabajos dentales recientes, es consciente de problemas de maloclusión o bruxismo (rechinar los dientes), lo más probable es que se trate de dolor en la articulación temporomandibular.

“Sentir mi cabeza en el globo”: Los oídos amortiguados, la autofonía (la sensación de que mi voz retumba) y la plenitud (el efecto de sonido que produce el caparazón contra el oído) son síntomas que pueden atribuirse fácilmente a un problema del oído medio.

La producción excesiva de mucosidad, también relacionada con un resfriado, o un retraso en la evacuación de la mucosidad por la trompa de Eustaquio, favorecen su acumulación detrás del tímpano.

En este caso hablamos de otitis media seromucosa. Los ejercicios de compensación y los esteroides aceleran el proceso de curación, que sin embargo también puede retrasarse debido a la solidificación de la mucosidad en el oído medio.

En este caso, la incisión del tímpano y la aspiración de la mucosidad o la colocación de un drenaje pueden estar indicadas para ayudar, o reemplazar, la función de la trompa de Eustaquio cuando es ineficiente.

Evaluación de la nariz y la faringe

La acumulación de mucosidad en el oído medio puede deberse a la presencia de una obstrucción en la nasofaringe, la región anatómica por donde ingresa la trompa de Eustaquio.

En niños de hasta 9-10 años, esta situación se puede atribuir a la presencia de adenoides hipertróficas.

En adultos siempre es importante excluir neoformaciones atribuibles a tumores linfoproliferativos o epiteliales.

En la vía diagnóstica, nunca se debe pasar por alto uno de los distritos que caracterizan a la otorrinolaringología.

En este caso, la evaluación de la nariz y la faringe es obligatoria.

Lo mismo se aplica a la búsqueda de marcadores como EBV y HPV en cualquier muestra de biopsia e imágenes de CT o MRI de la masa facial.

Presencia de cerumen

La sensación de amortiguamiento en los oídos, quizás frecuente después de la ducha, puede estar asociada con la presencia de cerumen.

Se debe eliminar el exceso de cerumen, pero se debe recordar que tiene una función específica en el control de infecciones locales y no representa una mala higiene personal.

Por el contrario, paradójicamente, el obstinado intento de mantener limpio el oído con bastoncillos de algodón, por ejemplo, puede dar lugar a una mayor acumulación de cerumen debido al daño que provoca en el aparato de autodesinfección de la piel del conducto auditivo.

Otitis media: síntomas y tratamiento

Oído amortiguado, autofonía, plenitud y dolor punzante caracterizan la otitis media aguda.

Especialmente en los niños en edad preescolar, la perforación del tímpano (otitis media perforada aguda) no debe asustarlos, ya que promueve la salida de moco infectado hacia el exterior y un beneficio casi inmediato.

La protección antibiótica es tan necesaria como el seguimiento de la curación completa para descartar que el tímpano permanezca perforado -otitis media crónica simple- y se sugiere la reparación quirúrgica (miringoplastia).

La otitis media colesteatomatosa crónica, que por simplicidad se puede definir como la presencia de epidermis en un lugar donde no debería estar, es decir, la cavidad timpánica, que está revestida de mucosa, se caracteriza principalmente por un daño progresivo en una de las vías de conducción del sonido. aparatos que componen nuestro complejo sistema auditivo: la cadena osicular.

Las infecciones repetidas con pérdida de exudado infectado pueden ir acompañadas de dolor.

El tratamiento es exclusivamente quirúrgico (timpanoplastia).

Dolor de oído: mejor evitar los remedios caseros

El oído es un órgano de los sentidos y debe ser preservado y tratado con cuidado.

Hay tres consejos que me gustaría sugerir, pero siempre se deben respetar y acudir siempre a especialistas que puedan cumplir con estos criterios.

Dolor de oído: nunca ignores los síntomas

Como toda patología, cualquier síntoma que no desaparezca en unos días debe ser comunicado a su médico.

Evite el hágalo usted mismo, el consejo telefónico o el uso de cualquier medicamento que no haya sido sugerido por el especialista después de un examen cuidadoso.

Por ejemplo, algunos productos otológicos contienen principios activos potencialmente dañinos para el propio oído.

Solo después de la evaluación del especialista se toma una decisión sobre qué medicamento usar de manera segura para el paciente.

Está claro que siempre se debe consultar al especialista, pero eso no es suficiente.

El examen debe ser exhaustivo e incluir todos los distritos de la ORL.

El taponamiento del oído en presencia de mucosidad puede deberse a una masa en la nasofaringe.

El dolor auricular (reflejo) puede deberse a una masa en la orofaringe, la hipofaringe o la laringe.

Además, los exámenes audiométricos tonales y vocales son útiles para una mayor orientación diagnóstica.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Lesiones eléctricas: cómo evaluarlas, qué hacer

Tratamiento RICE para lesiones de tejidos blandos

Cómo realizar una encuesta primaria utilizando el DRABC en primeros auxilios

Maniobra de Heimlich: descubre qué es y cómo hacerla

Qué debe contener un botiquín de primeros auxilios pediátrico

Envenenamiento por hongos venenosos: ¿Qué hacer? ¿Cómo se manifiesta el envenenamiento?

Primeros auxilios y tratamiento de descargas eléctricas

Barotrauma De Oído Y Nariz: Qué Es Y Cómo Diagnosticarlo

Cómo quitar algo de tu oído

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste