Asma alérgica: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

El asma alérgica es una enfermedad inflamatoria del sistema respiratorio causada por la presencia de alérgenos: polen, polvo, ácaros, caspa de mascotas, etc.

Los síntomas típicos de esta enfermedad suelen ser crónicos o intermitentes y afectan a los bronquios, con un estrechamiento repentino de las vías respiratorias (broncoespasmo) y una producción excesiva de moco.

Los dos fenómenos, solos o juntos, dificultan la respiración, crean una "hambre" de aire (disnea), causan sibilancias, con un sonido sibilante o sibilante típico, y a menudo provocan ataques de tos que empeoran aún más la respiración.

Sus síntomas varían mucho de persona a persona.

El asma es una enfermedad crónica que no se puede curar, pero se controla con bastante eficacia tanto en niños como en adultos.

¿Qué es el asma alérgica?

Es una enfermedad del sistema respiratorio causada por alérgenos que provocan la inflamación del árbol bronquial.

Los mecanismos básicos de esta enfermedad aún no se comprenden del todo, pero se atribuyen a una reacción del sistema inmunitario provocada por la inhalación de alérgenos, partículas dispersas en el ambiente al que el cuerpo es sensible: polen, polvo, ácaros, caspa de mascotas.

Los efectos de esta sensibilidad afectan a los bronquios, estructuras del aparato respiratorio indispensables para el paso del aire a los pulmones.

En este tipo de asma, los bronquios se inflaman, dificultando la respiración.

¿Cuáles son las causas del asma alérgica?

El asma es provocada por alérgenos, generalmente sustancias proteicas presentes en ciertos agentes particularmente volátiles y fáciles de inhalar, como el polen, el polvo, la caspa de las mascotas, pero también los ácaros y otros insectos.

La mayoría de las personas no se quejan de ningún problema ante la presencia de estos factores en el ambiente en el que viven y respiran, mientras que otros, sujetos asmáticos, probablemente debido a una predisposición genética y hereditaria, sufren una reacción anormal y excesiva del sistema inmunológico.

Una cadena de factores acaba produciendo la inflamación de los bronquios y la alteración de su función normal.

¿Cuáles son los síntomas del asma alérgica?

Los síntomas del asma varían de persona a persona.

Pueden ser leves o más graves.

Pueden ocurrir de forma continua (crónica), de forma aguda o intermitente y temporal, incluso durante mucho tiempo de una crisis a la siguiente.

Generalmente, los síntomas de la enfermedad son

  • accesos de tos, a menudo violentos y generalmente secos;
  • dificultad para respirar o dificultad para respirar (disnea);
  • un peso en el pecho;
  • sibilancias, caracterizadas por silbidos y gemidos;
  • trastornos del sueño;
  • dificultad para realizar acciones cotidianas, como subir escaleras o caminar, y todas las actividades físicas extenuantes.

¿Cómo prevenir el asma alérgica?

La prevención es un arma esencial en el control del asma alérgica.

Consiste en tomar todas las precauciones posibles para evitar el contacto con alérgenos conocidos por sensibilizar los bronquios y las mucosas del asmático.

Se debe observar la limpieza frecuente de los ambientes del hogar y del trabajo, prestando atención a objetos como sillones, sofás, alfombras, almohadas, ropa de cama y acondicionadores de aire.

Se debe mantener una humedad óptima en el entorno de vida, evitando climas demasiado secos o demasiado húmedos.

En el exterior, es útil taparse la boca y la nariz con un pañuelo si hace frío o una mascarilla si hace calor o el lugar está muy contaminado.

Evitar absolutamente fumar, seguir una dieta equilibrada y no aumentar de peso en exceso.

Diagnóstico del asma alérgica

El diagnóstico de asma alérgica se obtiene mediante los siguientes exámenes estándar:

  • Prueba cutánea de alergia (Prick test);
  • prueba Rast, una prueba serológica para inmunoglobulinas IgE responsables de la reacción alérgica;
  • Prueba de función respiratoria, para medir la capacidad pulmonar;
  • espirometría, para medir la cantidad de aire que ingresa a los pulmones;

El asma alérgica también se puede diagnosticar mediante pruebas más específicas, como:

  • Prueba de provocación bronquial, para medir el óxido nítrico presente en el aire emitido (exhalado), que indica el nivel de inflamación;
  • Imágenes de diagnóstico, radiografías y tomografías computarizadas (TC) que pueden resaltar cualquier anomalía de los pulmones y las vías respiratorias en general;
  • Prueba de provocación bronquial con metacolina;
  • medición del flujo espiratorio máximo;
  • prueba de difusión de monóxido de carbono;
  • examen de esputo;
  • Análisis de hemogas arteriales.

Tratamientos

El tratamiento del asma depende mucho de la gravedad de los síntomas, la edad, la duración de la enfermedad y la presencia de otras enfermedades.

El primer tratamiento consiste en evitar, en la medida de lo posible, el o los alérgenos responsables de la patología.

En caso de crisis, pero no solo, el asma alérgica se trata con broncodilatadores y corticoides, nebulizados a través de dispensadores de inhalación.

Los mismos medicamentos, si se usan de manera correcta y continua, controlan eficazmente los síntomas.

Los antileucotrienos son una clase de medicamentos para uso oral que pueden ayudar a aliviar rápidamente los síntomas del asma, pero a diferencia de otras moléculas tienen más efectos secundarios.

La terapia desensibilizante o inmunoterapia específica con extractos alergénicos es un tratamiento que entrena gradualmente la respuesta inmune propia de una reacción alérgica, reduciendo el número e intensidad de los episodios agudos.

Tiene una larga duración.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Reacciones adversas a medicamentos: qué son y cómo manejar los efectos adversos

Primeros auxilios: 6 elementos imprescindibles en su botiquín

Alergias: antihistamínicos y cortisona, cómo usarlos correctamente

El asma, la enfermedad que te quita el aliento

Asma: de los síntomas a las pruebas diagnósticas

Asma grave: un fármaco resulta eficaz en niños que no responden al tratamiento

Asma: pruebas de diagnóstico y tratamiento

Fuente:

Humanitas

Puede que también te guste