Lesión de menisco: síntomas, tratamiento y tiempo de recuperación

La lesión de menisco es una de las lesiones más frecuentes en la rodilla, especialmente en deportistas

El menisco es una estructura fibrocartilaginosa que se encuentra en el interior de la rodilla y también en la articulación acromioclavicular.

Su función principal es absorber los golpes e intervenir en los movimientos de rodadura y deslizamiento de la articulación, facilitando el movimiento entre el cóndilo-femoral y la meseta tibial.

En la rodilla hay dos: el menisco medial y el menisco lateral.

¿Por qué se produce una lesión de menisco?

Actuando como amortiguador, el menisco trata de reducir las cargas longitudinales y transversales sobre las articulaciones protegiendo el cartílago.

Cuando el menisco se lesiona, suele ser porque está afectado por un evento traumático.

Los principales traumatismos son las rotaciones y la hiperflexión o hiperextensión de la rodilla.

En este sentido, el menisco medial se lesiona mucho más fácilmente que el menisco lateral, y esto se debe a que el menisco medial es menos móvil que el menisco lateral y, por lo tanto, 'escapa' menos al evento traumático y se lesiona con mayor facilidad.

Además del evento traumático, también existen otras situaciones de lesión meniscal que dependen de un marco degenerativo: con el tiempo, de hecho, nuestro menisco puede sufrir un desgaste, perdiendo parte de su maleabilidad y flexibilidad, convirtiéndose en una estructura rígida que confiere dolor síntomas

Lesión de menisco, síntomas

La sintomatología de las lesiones meniscales suele caracterizarse por dolor electivo que aparece al caminar (es decir, durante la carga) y agravado por grados extremos de articulación, es decir, en hiperextensión e hiperflexión.

El paciente siempre refiere un dolor en un punto preciso que suele corresponder al sitio de la lesión meniscal aunque, en algunos casos, puede ser más extenso.

Hay algunas lesiones meniscales extremadamente peligrosas (p. ej., lesiones de colgajo y lesiones en asa de balde) que pueden dar lugar a lo que se conoce como bloqueo articular agudo, que ocurre cuando un fragmento de menisco se mueve hacia la rodilla y rompe la articulación normal entre los cóndilos femorales. y la meseta tibial.

Esta es una situación de extrema gravedad y peligrosidad que requiere un abordaje quirúrgico inmediato, precisamente porque los pacientes se encuentran incapaces de articular y mover correctamente la rodilla.

En el caso de una lesión de menisco por degeneración del cartílago, los síntomas pueden ser muy similares a los de una lesión por traumatismo, por lo que es necesario intentar valorar la causa del dolor a través de una exhaustiva historia clínica.

Por lo tanto, los síntomas meniscales no sólo están causados ​​por la lesión meniscal sino también por una posible meniscosis, es decir, un proceso inflamatorio o degenerativo del menisco.

Hay algunas personas que son más propensas a la lesión de meniscos y estas son aquellas que tienen desviaciones axiales importantes de las extremidades.

Imaginemos, por ejemplo, una rodilla en varo o valgo, es decir, una rodilla que distribuye más las cargas corporales en un lado de la rodilla: las cargas de fuerza serán mayores en los lados medial y lateral, lo que provocará un mayor estrés, posible causa de degeneración y lesión meniscal posterior.

Cómo se diagnostica una lesión de menisco

El diagnóstico de una lesión meniscal es tanto clínico, a través de pruebas específicas que nos permiten conocer si el menisco está realmente comprometido o no, como instrumental, preferentemente mediante resonancia magnética.

Es importante que la resonancia magnética sea de alto campo, al menos 1.5 tesla.

Si es de campo bajo, es posible que la resonancia magnética no muestre ciertos tipos de lesiones meniscales, especialmente si afectan las porciones más cercanas a la cápsula articular.

Foliar

¿Es posible vivir con un menisco roto? La respuesta es sí.

Hoy en día, es seguro decir que el abordaje quirúrgico de una lesión de menisco se considera mucho más.

Antes, si te dolía la rodilla, inmediatamente te operaban el menisco.

La extirpación del menisco, ya sea parcial o total, puede ser la causa de la aparición de un marco artrítico degenerativo o de una condropatía, o en todo caso de un importante sufrimiento condral que con el paso de los años también puede conducir a la artrosis propiamente dicha y por tanto a la necesidad de una operación más exigente como una prótesis monocompartimental o total.

Hoy en día, por tanto, el abordaje del menisco viene dictado por 2 factores muy importantes:

  • el tipo de lesión;
  • la localización anatómica de la lesión.

La particularidad del menisco es el hecho de que es una estructura parcialmente vascularizada, es decir, es alcanzada por la sangre.

Importantes estudios científicos han demostrado que la parte que se encuentra adherida a la cápsula articular recibe una gran cantidad de sangre, mientras que la parte libre en la articulación no recibe nada.

Esto subraya el hecho de que algunas lesiones, según se localicen en la parte vascularizada o no vascularizada, deben ser tratadas de forma diferente.

Si la lesión se localiza en la parte vascularizada cabe esperar una curación espontánea, mientras que si se localiza en una zona avascularizada habrá que plantearse un abordaje quirúrgico de extirpación parcial.

Meniscectomía

Si se opta por el tratamiento quirúrgico, la artroscopia es la técnica más adecuada y consiste en realizar dos pequeños orificios en la dermis que permiten al cirujano introducir una sonda óptica en la articulación, valorar la gravedad de la lesión y decidir si se procede o no con una meniscectomía.

Una meniscectomía debe ser lo más selectiva posible, es decir, se debe intentar extirpar sólo la parte del menisco afectada por la lesión conservando la parte restante del menisco.

Las meniscectomías totales son extremadamente raras y se realizan en casos especiales, a diferencia de antes del advenimiento de la artroscopia.

Sutura meniscal

La sutura meniscal se puede utilizar para algunos tipos de lesiones, especialmente si se localizan en la zona vascularizada del menisco.

Con esta técnica no se extrae el menisco, sino que se repara.

In this regard, there are many devices on the market that allow selective suturing using special techniques such as, for example, espinal needles, which allow the thread to be passed outside-in, inside-out, and then to wrap around the meniscal lesion and bring it back into closure, facilitating healing.

También en este caso, la elección de la sutura meniscal está estrictamente relacionada con el tipo de lesión y localización anatómica.

En el caso de la sutura, se recomienda:

  • observar el reposo evitando flexionar la rodilla más allá de los 90 grados, es decir, llegar a los grados extremos de articulación, porque estos son los que tiran y empujan sobre el menisco, impidiendo que cicatrice correctamente;
  • durante 60-70 días, por lo tanto, evite una tensión significativa en la rodilla, tanto en flexión como en extensión;
  • evite estrictamente los movimientos de torsión y rotación;
  • Evite todos los deportes con cambios bruscos de dirección, como baloncesto, fútbol, ​​voleibol o tenis.

Se recomienda hacer muchos estiramientos, muchos estiramientos y muchas posturas en extensión, tratando de reclutar el músculo cuádriceps con contracción isométrica y excéntrica.

Lesión de menisco, tratamiento de rehabilitación.

Desde el punto de vista rehabilitador, si se realiza cirugía, el tratamiento es sencillo y consiste en la recuperación de la normalidad articular y tono-trofismo muscular.

Por lo general, dentro de 1 mes, puede regresar a sus actividades diarias sin dolor.

Recuperación después de una sutura meniscal

El programa de rehabilitación es diferente cuando se realiza una sutura meniscal, donde es necesario respetar el tiempo de cicatrización biológica de la sutura, siguiendo unas sencillas indicaciones:

  • Use muletas;
  • no someta la rodilla a cargas excesivas;
  • no someter la rodilla a un estrés excesivo.

Cuando se realiza una sutura meniscal, los tiempos de recuperación son considerablemente más largos, hasta 3-4 meses después de la cirugía; en el caso de un abordaje conservador, es necesario tener mucha paciencia y respetar estrictamente las indicaciones del ortopedista, especialmente al realizar fisioterapia.

Las recurrencias son posibles y están ligadas a que en la actualidad, como se mencionó, existe una tendencia a realizar meniscectomías selectivas, por lo que la parte remanente del menisco, que en ese momento está sana, podría volverse patológica, en relación a un nuevo evento traumático. .

Si se realiza una sutura meniscal, las posibilidades de recurrencia son bastante altas y pueden llegar al 30-40%.

La sutura meniscal está ligada a la estabilidad articular, es decir, a la integridad de los ligamentos.

Por tanto, está contraindicado en una rodilla inestable, es decir, en presencia de lesiones en los ligamentos cruzados anterior, posterior o colateral.

En este contexto, las posibilidades de que un menisco se vea sometido a fuerzas de tracción longitudinales y transversales aumentan considerablemente por una mala distribución de las fuerzas sobre la articulación.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Fractura de muñeca: cómo reconocerla y tratarla

Síndrome del túnel carpiano: diagnóstico y tratamiento

Ruptura del ligamento de la rodilla: síntomas y causas

¿Dolor lateral de rodilla? Podría ser el síndrome de la banda iliotibial

Esguinces de rodilla y lesiones meniscales: ¿cómo tratarlas?

Fuente:

GSD

Puede que también te guste