Salud y Seguridad

Ataque cardíaco: ¿que es?

Un ataque cardíaco ocurre cuando el suministro de sangre al músculo cardíaco (miocardio) disminuye o falla como resultado de la oclusión de una o más arterias coronarias.

El infarto de miocardio es una enfermedad que afecta a más de doscientos mil italianos al año y provoca la muerte en 1/3 de los casos.

Si el infarto solo afecta a una zona limitada del músculo cardíaco, las consecuencias no son graves

¿DEA DE CALIDAD? VISITE EL STAND DE ZOLL EN EMERGENCIA EXPO

Si la lesión del músculo cardíaco es muy extensa, puede provocar la muerte o discapacidad (en diversos grados).

¿Cuáles son las causas de un infarto?

Las arterias coronarias normales aparecen como tubos limpios.

Pero existen factores de riesgo que predisponen a la formación de lesiones ateroscleróticas que alteran las arterias.

Hay muchos factores que contribuyen a un mayor riesgo de infarto de miocardio.

Veamos cuáles son:

A) Edad

La aterosclerosis coronaria, como la de los demás distritos vasculares, es una enfermedad de tipo degenerativo, debida esencialmente a la inevitable senescencia de los vasos; de ahí que se diga comúnmente, y no equivocadamente, que tenemos la edad de nuestras naves; ya pesar de toda búsqueda desesperada de rejuvenecimiento externo y estético, nadie puede vendernos la píldora de la juventud.

B) Antecedentes familiares de infartos

Las enfermedades cardiovasculares tienden a agruparse en unidades familiares particulares, por lo que uno termina heredando la predisposición a enfermarse, y los descendientes de enfermos de las arterias coronarias deben ser vigilados con especial cuidado.

C) Sexo

En cuanto al sexo, las mujeres, especialmente en edad fértil, están relativamente protegidas de la aterosclerosis coronaria en comparación con los hombres.

Luego, los índices tienden gradualmente a estabilizarse después de la menopausia.

Utilizando un Ebct (tomografía por haz de electrones), se examinaron 541 mujeres con una edad promedio de 48 años.

Aquellos en quienes el examen había revelado calcificaciones iniciales (no visibles con exámenes radiográficos convencionales) de la aorta y las arterias coronarias sufrieron un infarto u otra enfermedad coronaria en los 15 años posteriores al examen.

Un resultado preocupante es esta capacidad predictiva del examen que, precisamente por eso, es un arma formidable de prevención.

Todas las mujeres que cambiaron sus estilos de vida riesgosos (dieta alta en calorías y exceso de grasas animales) y llevaron sus valores de colesterol malo (LDL) dentro de límites seguros y sus valores de colesterol bueno (HDL) redujeron su riesgo de enfermedad cardíaca.

Sin embargo, también se debe mencionar que los ataques cardíacos en las mujeres tienden a ser más graves que en los hombres.

D) Niveles altos de colesterol

Las grasas acusadas son el colesterol total, su fracción LDL y los triglicéridos, cuyo aumento en la sangre es un factor de riesgo definitivo; la disminución de la tasa de otra fracción de colesterol, HDL, que tiene funciones protectoras, también es un riesgo.

¿CARDIOPROTECCIÓN Y REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR? VISITE EL STAND DE EMD112 EN LA EXPO DE EMERGENCIA AHORA PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN

La hipercolesterolemia per se no es una enfermedad, sino sólo un factor de riesgo, y el colesterol no es un veneno, sino un constituyente fundamental de todas las células del organismo.

El problema es que debido a los malos hábitos alimenticios, su nivel es anormalmente alto, lo que a la larga puede ser perjudicial.

Los niveles deseables de colesterol se sitúan en torno a los 200 mg/ml y la dosificación de la colesterolemia forma parte de una buena práctica de medicina preventiva, especialmente en grupos de edad de riesgo (entre 40 y 70 años), aunque hoy parece oportuno abordar el problema de su control desde la infancia .

Se duda, sin embargo, de que merezca la pena realizar determinaciones repetidas y frecuentes de colesterol en sujetos mayores de 70 años ya menudo octogenarios, aunque se ha demostrado que la reducción de la colesterolemia es útil incluso en la vejez.

Lo que debe evitarse es el estado de ansiedad y preocupación con el que algunos sujetos de edad avanzada y, a menudo, que superan el riesgo 'persiguen' frenéticamente sus niveles de colesterol.

  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Obesidad

Más que obesidad, es mejor hablar de exceso de peso. El exceso de peso suele ir acompañado de un aumento de la presión arterial, del azúcar en la sangre, de la grasa en la sangre y de una actividad física reducida; es también una pesada carga que sobrecarga innecesariamente el corazón.

Según datos recientes en el mundo occidental, alrededor del 30 por ciento de la población tiene sobrepeso en diversos grados.

Cabe señalar, a este respecto, que la obesidad se produce cuando el peso corporal supera en un 15 por ciento el peso ideal.

La determinación del peso ideal se logra mediante varias fórmulas.

Un criterio bastante extendido define el peso ideal como el número de kilos igual al número de centímetros sobre un metro de altura (así, para un hombre de 1.80 m el peso ideal sería de 80 kilos), pero este criterio es quizás más adecuado para el joven de 20 años que es físicamente activo; para un sedentario de 60 años me parece excesivamente generoso, y sería recomendable una reducción de al menos un 10%.

También se ha demostrado con certeza que un aumento del peso del 20% sobre el ideal en personas de mediana edad duplica la incidencia de enfermedad arterial coronaria y la triplica si la obesidad se acompaña de hipercolesterolemia o hipertensión.

Los pacientes cardíacos obesos viven en promedio cuatro años menos que los pacientes cardíacos de peso regular.

El sobrepeso severo anticipa entonces la aparición de la enfermedad en 7 años en aquellos que están predispuestos.

En Estados Unidos también se ha calculado que si se erradicara el cáncer la vida se alargaría menos de dos años, mientras que si se eliminara la obesidad se alargaría 5 años.

  • De fumar
  • Estrés

La importancia del estrés es generalmente sobreestimada por los pacientes.

En gran medida esto se debe a que es un término que se ha popularizado y extendido mucho, siendo llamado para situaciones muy diversas.

Dado que es utópico y poco realista intentar modificar positivamente el entorno de forma sustancial, es evidente que nuestros esfuerzos se dirigen a identificar y posiblemente modificar aquellos rasgos de personalidad que, sometidos a la influencia del entorno, pueden constituir un factor de riesgo de eventos coronarios. .

Numerosos estudios en profundidad han identificado una determinada actitud conductual, definida como personalidad tipo A, que constituye un factor de riesgo coronario definitivo.

Los elementos constitutivos del comportamiento tipo A están representados por una constelación de actitudes de carácter que juntas contribuyen a determinar un tipo de personalidad específico.

En resumen, las características del comportamiento tipo A son la prisa, la impaciencia, la competitividad excesiva y un cierto grado de hostilidad hacia el entorno social, laboral y familiar.

En el marco de una estrategia de rehabilitación global, en la que las actitudes psicológicas juegan un papel fundamental, la reanudación paulatina de las actividades, con una mirada diferente y una mentalidad diferente, favorece la reinserción social total, el cierre de un período difícil y oscuro de la vida, culminando en un 'accidente' grave, y el comienzo de la reconstrucción psicofísica del paciente, sobre una nueva base.

A nivel práctico, es recomendable adoptar una serie de actitudes defensivas, que se podrían resumir en los siguientes consejos: eliminar el exceso de trabajo; abordar y resolver un problema a la vez; crea un pasatiempo si es posible.

  • Sedentarismo

El tema del sedentarismo, entendido como actividad física reducida, está íntimamente relacionado con el del exceso de peso.

Una reducción en el gasto calórico, si los ingresos se mantienen constantes, da como resultado la acumulación de grasa y el aumento de peso.

Cuidadosas investigaciones estadísticas realizadas en un gran número de pacientes han permitido comprobar que la actividad física se traduce en una disminución significativa del riesgo cardiovascular, tanto en prevención primaria, es decir, en evitar un primer infarto, como, lo que es más importante, en prevención secundaria. , es decir, en evitar un segundo infarto en quienes ya lo han sufrido.

Los mecanismos por los que la actividad física induce efectos beneficiosos son bien conocidos, tanto directos como indirectos.

Directamente, el entrenamiento físico, es decir, la actividad física regular y constante, produce efectos beneficiosos a través de una reducción de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial bajo estrés, lo que se traduce en una reducción del consumo de oxígeno por parte del músculo cardíaco, una mejor utilización de oxígeno por parte de los músculos esqueléticos y una mejora en la salud general. capacidad de trabajo, un cambio en el control nervioso del corazón en beneficio del vago, el sistema de frenado y ahorro, en detrimento del sistema simpático, acelerador y derrochador, un aumento en el umbral en el que aparecen la isquemia y la angina durante el esfuerzo y amenazantes arritmias.

Indirectamente, la actividad física tiene efectos beneficiosos a través de un aumento del colesterol HDL protector, una reducción de la agregabilidad plaquetaria, una reducción de la presión arterial, hormonas circulantes que estimulan el corazón, azúcar en la sangre en diabetes y triglicéridos, obesidad y hábitos de fumar.

No cabe duda, por tanto, de que debe fomentarse e incrementarse la actividad física y que, por el contrario, debe evitarse el sedentarismo, revirtiendo así la arraigada tendencia que imponía periodos de larga y casi total, y en ocasiones definitiva inactividad, a los pacientes de infarto.

En la mayoría de los casos, el infarto de miocardio se debe a la formación de un coágulo de sangre (coágulo) que obstruye una arteria coronaria.

Se trata en este caso de una trombosis coronaria.

Es más raro que la contracción temporal (espasmo) de una arteria coronaria pueda desencadenar un ataque al corazón.

¿Cuándo ocurre un infarto?

Un infarto cardíaco suele ser la dramática consecuencia de una enfermedad que comenzó muchos años antes sin manifestarse hasta entonces; las causas desencadenantes, que en un momento dado precipitan abruptamente una situación que hasta un momento antes estaba en equilibrio, son muy variables y no siempre identificables.

A veces, el dolor se produce durante un esfuerzo físico intenso por parte de un sujeto no entrenado: el partido de fútbol 'soltero-esposa' jugado quizás después de un año de trabajo en la mesa y quizás bajo el sol y después de copiosas libaciones, es responsable de muchas viudez temprana.

A veces se asocia a un estrés psicológico intenso y prolongado, como conflictos o riñas en el ámbito familiar o laboral; a veces se trata de emociones fuertes y repentinas con contenido desagradable, como agresión, robo, participación en accidentes de tránsito y desastres como terremotos, inundaciones, incendios, etc.

En realidad, en la gran mayoría de los casos, no es posible identificar el mecanismo desencadenante del evento de infarto, y de hecho conviene recordar que numerosos estudios de cronobiología han demostrado fehacientemente que el mayor número de infartos se producen en las primeras horas de la mañana cuando el paciente está en completo reposo.

También se dice que los ataques cardíacos fatales son estacionales entre diciembre y enero.

¿Cuáles son los síntomas de un infarto?

La palabra angina introduce el elemento subjetivo del sufrimiento isquémico del músculo cardíaco: el síntoma dolor.

Tanto la isquemia como el infarto provocan generalmente dolor de angina, y en general el dolor de un infarto es más intenso y sobre todo más prolongado.

El primer síntoma de un infarto es el dolor, que se manifiesta como una sensación de malestar en el pecho.

La sensación de opresión, compresión, dolor o peso en el centro del pecho puede irradiarse a los hombros, cuello, brazos o espalda.

El infarto a menudo se revela por una combinación de los siguientes síntomas: sudoración fría profusa en la parte superior del cuerpo, mareos, dificultad para respirar y náuseas.

La dificultad para respirar se debe a la incapacidad del corazón para bombear con eficacia y provoca, en algunos pacientes, una sensación opresiva en el pecho como una cuerda que se aprieta.

Si es capaz de reconocer los síntomas del ataque al corazón y la angina de pecho, es posible que pueda salvar su vida o la de otros.

Si, por el contrario, no reconoce los síntomas o los atribuye a otra dolencia (indigestión…), el tratamiento del infarto llegará demasiado tarde.

Desgraciadamente, en un buen porcentaje de casos, tanto la isquemia como el infarto pueden no ir acompañados de dolor: estas condiciones se denominan respectivamente isquemia silente e infarto silente.

El pronóstico, curso y riesgo de isquemia e infarto silente no difieren sustancialmente de las formas que se acompañan de dolor; estas no son formas "leves" de la enfermedad; por el contrario, la ausencia de una señal de alarma como el dolor puede acabar exponiendo al paciente a un mayor riesgo.

¿Cuál es la diferencia entre infarto e isquemia?

La isquemia es el estado de sufrimiento del músculo cardíaco que no recibe suficiente sangre.

Existe una diferencia fundamental entre infarto e isquemia.

Un infarto es una interrupción total del flujo sanguíneo al corazón, cuyos síntomas duran más de 15 minutos, no desaparecen con reposo ni medicación (con nitroglicerina solo se alivian) y parte del músculo cardíaco empieza a morir.

Es, por tanto, una condición estable e irreversible.

La isquemia es transitoria y reversible; consiste en una interrupción temporal del flujo de sangre oxigenada al corazón; los síntomas duran unos minutos y pueden aliviarse con reposo o medicación.

Lo que determina el punto de transición entre isquemia e infarto es la duración de la ausencia de flujo; de hecho, el músculo cardíaco puede tolerar la ausencia de suministro de sangre por un tiempo limitado (menos de 30 minutos), más allá del cual comienza a necrosarse, a morir.

En la mayoría de los casos, la isquemia se produce cuando, ante una mayor demanda de oxígeno y nutrientes, y por tanto un mayor flujo, provocada por una actividad física más o menos intensa, esta demanda no puede ser satisfecha por el estrechamiento (estenosis) que se produce dentro las arterias coronarias por enfermedad aterosclerótica.

Esto crea una discrepancia transitoria entre la necesidad de suministro y la posibilidad de ajuste de flujo; esta es la condición conocida como 'angina de esfuerzo'.

¿Qué sucede en el área del corazón donde las células están muertas?

En algunos casos de infarto, la porción de la pared del músculo cardíaco que ya no es contráctil, cicatrizada y adelgazada, sobresale durante la contracción (en sístole), dando lugar a lo que se denomina aneurisma ventricular.

Esto, sin embargo, es una consecuencia bastante rara de un infarto; en general, sin embargo, el adelgazamiento de la zona infartada, aun sin dar lugar al aneurisma, acaba provocando una alteración más o menos grave de la geometría ventricular, que responde a leyes físicas precisas y rigurosas, y un deterioro de la función mecánica. de la bomba

Es intuitivo que las consecuencias 'mecánicas' del infarto serán tanto más graves cuanto más extensa sea la zona adelgazada y no contráctil; generalmente, se considera que el infarto es más o menos grave según el sitio (anterior, posterior o inferior).

Tradicionalmente se cree que el infarto posterior o inferior es menos grave que el anterior; esto bien puede ser cierto, pero lo más importante para determinar el pronóstico tanto inmediato como a distancia del infarto no es tanto su localización como su extensión.

Es mejor, por lo tanto, a este respecto distinguir los infartos pequeños y circunscritos de los infartos grandes.

Además, al daño mecánico causado por un segundo infarto, especialmente si afecta a una zona distinta del anterior, se le suma el causado por el primero.

Más para saber sobre el infarto cardíaco

¿Cuándo consultar al médico?

Cualquier síntoma que señale el comienzo de un ataque al corazón requiere atención médica inmediata.

Si no se puede localizar al médico, llame a un ambulancia e inmediatamente llegar a la sala de emergencias del hospital más cercano.

¿Qué hacen en la sala de emergencias?

Una vez que está claro que el límite entre isquemia e infarto es solo temporal, y que hay tiempos, aunque estrechos, y medios para detener la evolución de isquemia a infarto, se comprende bien la importancia del factor tiempo.

Los especialistas de urgencias, luego de un electrocardiograma confirmatorio, iniciarán inmediatamente análisis de sangre para medir las enzimas liberadas durante el infarto desde el músculo cardíaco (troponina, GOT, GPT, LDH, CK, CKMB).

¿Cuál es la terapia para el infarto de miocardio?

Hasta hace poco tiempo, la terapia consistía principalmente en el alivio del dolor y el tratamiento de las complicaciones tempranas.

La terapia moderna para la enfermedad de las arterias coronarias se basa en tres pilares: tratamiento médico (nuevos medicamentos, conocidos como trombolíticos, ahora pueden disolver rápidamente los coágulos de sangre que causan la mayoría de los ataques cardíacos), cirugía de bypass de arteria coronaria y dilatación con balón de las arterias coronarias estenóticas (coronario). angioplastia).

¿Cómo evitar un infarto de miocardio?

  • dejar de fumar
  • mantener un peso ideal;
  • comer alimentos bajos en grasa animal;
  • hacer ejercicio regularmente y sin excesos;
  • mantener niveles normales de presión arterial, colesterol y azúcar en la sangre.

¿Se puede volver a una vida normal?

Un infarto leve no tiene consecuencias graves.

La rehabilitación y la terapia adecuada permitirán que el músculo cardíaco reanude su función y solo dejará secuelas insignificantes.

El 50% de las personas que sufren un infarto de miocardio vuelven a su vida normal en pocos meses.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Squicciarini Rescue: Cursos de instructor de BLS con certificado de uso de desfibrilador de la AHA

La guía rápida y sucia de Cor Pulmonale

Ectopia Cordis: Tipos, Clasificación, Causas, Malformaciones Asociadas, Pronóstico

Desfibrilador: Qué Es, Cómo Funciona, Precio, Voltaje, Manual Y Externo

El ECG del Paciente: Cómo Leer un Electrocardiograma de Manera Sencilla

Signos y síntomas de un paro cardíaco repentino: cómo saber si alguien necesita RCP

Inflamaciones del corazón: miocarditis, endocarditis infecciosa y pericarditis

El gas argón salva las neuronas después de un paro cardíaco: probado en el primer paciente del mundo en el Policlínico Di Milano

Enfermedad cardíaca: ¿Qué es la miocardiopatía?

Inflamaciones del corazón: miocarditis, endocarditis infecciosa y pericarditis

Soplos cardíacos: qué es y cuándo preocuparse

El síndrome del corazón roto está en aumento: conocemos la miocardiopatía de Takotsubo

La guía rápida y sucia de Cor Pulmonale

Arritmias, cuando el corazón 'tartamudea': extrasístoles

Rescatistas de EMS de EE. UU. Serán asistidos por pediatras a través de la realidad virtual (VR)

Ataque cardíaco silencioso: ¿Qué es el infarto de miocardio silencioso y qué implica?

Enfermedades de la válvula mitral, las ventajas de la cirugía de reparación de la válvula mitral

Angioplastia coronaria, ¿cómo se realiza el procedimiento?

Extrasístole: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Insuficiencia cardíaca: causas, síntomas, pruebas para diagnóstico y tratamiento

Pacientes cardíacos y calor: el consejo del cardiólogo para un verano seguro

Ataque cardíaco silencioso: ¿Qué es el infarto de miocardio silencioso y qué implica?

Paro cardíaco: qué es, cuáles son los síntomas y cómo diagnosticarlo

Extrasístole: del diagnóstico a la terapia

Fuente:

Páginas médicas

Publicaciones Recientes

Cefalea en racimo: síntomas y tratamiento

La cefalea en racimos es una cefalea primaria, es decir, sin causa conocida, que debe su nombre…

Hace 3 minutos

Hemorroides: causas, síntomas y tratamiento

Hablemos de las hemorroides: la enfermedad de las hemorroides es causada por la protrusión hacia afuera de parte de…

Hace 8 minutos

Pediatras italianos: el 72% de las familias con niños de 0 a 2 años lo hacen en la mesa con teléfonos y tabletas

En la mesa con teléfono y tablet: estos son los datos que surgen de una…

Hace horas 21

Dermatitis atópica: síntomas y diagnóstico

La dermatitis atópica (DA) es una dermatitis pruriginosa de curso crónico-recurrente. Representa un aspecto…

1 day ago

Qué es y cuáles son los síntomas de la Hiperplasia Nodular Focal

La Hiperplasia Nodular Focal es un tumor benigno del hígado de origen hepatocelular que se presenta…

1 day ago

Armas biológicas, Ántrax: ¿qué es y cómo se transmite?

El ántrax es una enfermedad infecciosa aguda causada por Bacillus anthracis, una bacteria Gram-positiva esporígena cuya...

1 day ago