Ahogamiento en agua salada o piscina: tratamiento y primeros auxilios

El ahogamiento' en medicina se refiere a una forma de asfixia aguda provocada por una causa mecánica externa al cuerpo, provocada por el hecho de que el espacio alveolar pulmonar, normalmente ocupado por gas, es ocupado progresivamente por un líquido (por ejemplo, agua salada en el caso de ahogamiento en el mar o agua clorada en el caso de ahogamiento en una piscina)

El líquido se introduce en los pulmones a través de la vía aérea superior, lo que ocurre, por ejemplo, cuando el sujeto pierde completamente el conocimiento y cae por debajo del nivel del líquido, o cuando está consciente pero es empujado por debajo del nivel del líquido por una fuerza externa (por ejemplo, una ola o los brazos de un agresor) y se queda sin aire en los pulmones con la exhalación ANTES de regresar a la superficie.

Sin embargo, el ahogamiento, potencialmente fatal en cuestión de minutos, no siempre es fatal: en algunos casos, puede tratarse con éxito con maniobras de reanimación adecuadas.

La muerte por ahogamiento se utilizó históricamente como pena capital para ciertos delitos, por ejemplo, el delito de traición en la Edad Media.

IMPORTANTE: Si un ser querido ha sido víctima de ahogamiento y no tiene idea de qué hacer, primero comuníquese con los servicios de emergencia de inmediato llamando al Número de emergencia.

La gravedad del ahogamiento se divide en 4 grados:

1er grado: la víctima no ha inhalado líquidos, está ventilando bien, tiene buena oxigenación cerebral, no tiene alteración de la conciencia, refiere bienestar;

2º grado: la víctima ha inhalado líquidos en menor grado, se detectan estertores crepitantes y/o broncoespasmo, pero la ventilación es adecuada, la conciencia está intacta, el paciente muestra ansiedad;

3er grado: la víctima ha inhalado cantidades discretas de líquidos, presenta estertores, broncoespasmo y dificultad respiratoria, desarrolla hipoxia cerebral con síntomas que van desde la desorientación hasta la agresión, pasando por un estado soporífero, se presentan arritmias cardíacas;

4º grado: la víctima inhaló tanto líquido o permaneció en estado hipóxico hasta el paro cardíaco y la muerte.

IMPORTANTE: los síntomas más graves de ahogamiento se producen cuando la cantidad de agua inhalada supera los 10 ml por kilogramo de peso corporal, es decir, medio litro de agua para una persona que pesa 50 kilogramos o 1 litro si pesa 100 kilogramos: si la cantidad de agua es menor, los síntomas son generalmente moderados y transitorios.

ahogamiento secundario

El ahogamiento secundario se refiere a la aparición de complicaciones en las vías respiratorias y los pulmones después de un evento de ahogamiento, incluso varios días después del evento, causadas por la acumulación de agua depositada en los pulmones.

Al principio, el edema pulmonar no causa ningún problema en particular, pero después de algunas horas o incluso algunos días, puede causar la muerte.

Es importante recordar que el agua de piscina clorada contiene muchos compuestos químicos: si se ingieren y permanecen en los pulmones, provocan irritación e inflamación, especialmente en los bronquios.

Por último, recuerda que, desde un punto de vista microbiológico, la inhalación de agua dulce es especialmente peligrosa por la alta posibilidad de ingerir virus, bacterias y otros patógenos.

Ahogamiento seco

Ahogamiento seco' se refiere a la aparición de complicaciones en las vías respiratorias y los pulmones después de un evento de ahogamiento, incluso varios días después del evento, causadas por laringoespasmo.

El cuerpo y el cerebro 'intuyen' erróneamente que el agua está a punto de entrar por las vías respiratorias, por lo que provocan un espasmo en la laringe para cerrarla e impedir la hipotética entrada de líquido, lo que también provoca que el aire no entre en el cuerpo, provocando en ocasiones morir ahogado sin ser sumergido en agua.

Muerte por ahogamiento

La causa de la muerte por ahogamiento es la hipoxemia, que conduce a una hipoxia aguda que resulta en un deterioro de la función, especialmente en el cerebro y el miocardio, con pérdida del conocimiento, insuficiencia cardíaca derecha y paro cardíaco.

Simultáneamente, se produce hipercapnia (aumento de la concentración de dióxido de carbono en la sangre) y acidosis metabólica.

La hipoxemia es a su vez provocada por la entrada de agua en los pulmones y/o laringoespasmo (cierre de la epiglotis, que impide la entrada de agua y aire).

Diferencial

En Italia, hay aproximadamente 1000 casos graves de accidentes de agua cada año, con una tasa de mortalidad cercana al 50%.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren en Europa unos 5,000 niños de entre 1 y 4 años, y en todo el mundo se producen unas 175,000 muertes por ahogamiento en los primeros 17 años de vida.

La muerte por ahogamiento debe distinguirse de la muerte súbita por inmersión, que se produce por traumatismo, síncope cardíaco reflejo, asfixia por vómito y desequilibrio térmico.

Muerte por ahogamiento: signos y síntomas

La muerte por ahogamiento está precedida por cuatro etapas:

1) Etapa de sorpresa: dura unos segundos y se caracteriza por una inhalación rápida y lo más profunda posible antes de que el individuo se sumerja en el agua.

También ocurre:

  • taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria);
  • taquicardia;
  • hipotensión arterial ("presión arterial baja");
  • cianosis (piel azulada);
  • miosis (estrechamiento del diámetro de la pupila del ojo).

2) Etapa de resistencia: dura alrededor de 2 minutos y se caracteriza por apnea inicial, durante la cual el individuo evita que el líquido ingrese a los pulmones al exhalar y se agita mientras trata de salir a la superficie, generalmente estirando las manos por encima de la cabeza en la dirección del superficie del agua.

Durante esta fase, lo siguiente ocurre progresivamente:

  • apnea;
  • pánico
  • movimientos rápidos en un intento de resurgir;
  • hipercapnia;
  • alta presion sanguinea;
  • alta liberación de adrenalina en la circulación;
  • taquicardia;
  • obnubilación de la conciencia;
  • hipoxia cerebral;
  • Convulsiones;
  • reflejos motores reducidos;
  • alteración sensorial;
  • liberación del esfínter (las heces y/o la orina pueden ser liberadas involuntariamente).

Cuando el sujeto se queda sin aire en los pulmones al respirar, el agua penetra a lo largo de las vías respiratorias provocando una apnea provocada por el cierre de la epiglotis (laringoespasmo), una reacción diseñada para proteger el sistema respiratorio del agua pero que también impide el paso del aire.

Posteriormente, la hipoxia y la hipercapnia estimulan los centros nerviosos para reiniciar la respiración: esto hace que la glotis se abra abruptamente, lo que provoca que cantidades considerables de agua ingresen a los pulmones, impidiendo el intercambio de gases, alterando el surfactante, colapso alveolar y el desarrollo de atelectasias y cortocircuitos.

3) Etapa apnoica o de 'muerte aparente': dura unos 2 minutos, en los que los intentos de resurgir, en vano, se reducen hasta que el sujeto permanece inmóvil.

Esta etapa se caracteriza progresivamente por:

  • cese definitivo de la respiración
  • miosis (constricción de la pupila);
  • pérdida de conciencia
  • Relajación muscular;
  • bradicardia severa (latidos cardíacos lentos y débiles);
  • coma

4) Etapa terminal o de 'jadeo': dura alrededor de 1 minuto y se caracteriza por:

  • pérdida continua del conocimiento;
  • arritmia cardíaca grave;
  • paro cardiaco;
  • muerte.

La anoxia, la acidosis y los desequilibrios electrolíticos y hemodinámicos resultantes de la asfixia conducen a alteraciones del ritmo hasta el paro cardíaco y la muerte.

¿Qué tan rápido muere uno?

El momento en que se produce la muerte es extremadamente variable en virtud de diversos factores como la edad, el estado de salud, el estado físico y el modo de asfixia.

Una persona mayor, que padezca diabetes, hipertensión y enfisema pulmonar, en caso de ahogamiento y asfixia relativa, puede perder el conocimiento y morir en menos de un minuto, al igual que un niño que padezca asma bronquial.

Un individuo adulto, en forma, acostumbrado a un esfuerzo prolongado (piense en un atleta profesional o un buzo) en caso de asfixia puede, por otro lado, tardar varios minutos en perder el conocimiento y morir (incluso más de 6 minutos), pero en el la mayoría de los casos la muerte se produce en un tiempo variable que oscila entre unos 3 y 6 minutos en total, en los que se alternan las 4 fases descritas en el párrafo anterior.

Por lo general, el sujeto permanece consciente en apnea durante unos 2 minutos, luego pierde el conocimiento y permanece inconsciente durante otros 3 a 4 minutos antes de morir.

Ahogamiento en agua dulce, salada o clorada

Existen principalmente tres tipos de agua en las que se produce el ahogamiento: dulce, salada o clorada.

Cada tipo de agua provoca una reacción diferente en el cuerpo.

Ahogarse en agua salada

El agua salada es típica de los ambientes marinos y tiene 4 veces la presión osmótica del plasma; esta hipertonicidad está ligada a la presencia de sales minerales como el sodio, el cloro, el potasio y el magnesio.

Para restaurar la homeostasis normal, se crea así un movimiento de agua desde el capilar hacia el alvéolo pulmonar, lo que lleva a la hemoconcentración, hipernatriemia e hipercloremia.

De esta forma, se produce una disminución del volumen de sangre circulante y, en los pulmones, los alvéolos se inundan de líquido provocando un edema pulmonar difuso.

La hipoxia local también promueve la vasoconstricción pulmonar al aumentar las presiones vasculares pulmonares, alterar la relación ventilación/perfusión y reducir la distensibilidad pulmonar y la capacidad funcional residual;

Ahogarse en agua dulce:

El agua dulce es típica de los ambientes de ríos y lagos y tiene una presión osmótica la mitad de la de la sangre.

Debido a esta hipotonicidad, es capaz de atravesar la barrera alvéolo-capilar y así pasar a la circulación venosa pulmonar provocando hipervolemia, hemodilución e hiponatremia.

Esto puede conducir a una duplicación del volumen circulante.

Esto conduce a una reducción de la presión sanguínea osmótica, lo que resulta en hemólisis e hiperpotasemia de los eritrocitos.

Ambos efectos son potencialmente graves para el organismo: mientras que el aumento del potasio circulante puede provocar arritmias cardíacas malignas (fibrilación ventricular), la hemoglobinuria resultante de la hemólisis puede provocar insuficiencia renal aguda.

El agua dulce también daña los neumocitos tipo II y desnaturaliza el surfactante, promoviendo el colapso alveolar y la formación de atelectasia pulmonar.

Este proceso conduce rápidamente a un desbordamiento de líquido hacia los pulmones, lo que da lugar a la aparición de edema pulmonar con reducción de la distensibilidad pulmonar, aumento del cortocircuito intrapulmonar y alteración de la relación ventilación/perfusión.

Desde el punto de vista microbiológico, este tipo de inhalación es también la más peligrosa, debido a la alta posibilidad de ingerir virus, bacterias y otros patógenos;

Ahogamiento en agua clorada:

El agua clorada es propia de las piscinas y es muy peligrosa por los efectos de las bases fuertes (cloratos) que se utilizan para limpiar el agua y los ambientes.

Inhalarlos, de hecho, provoca una severa irritación química de los alvéolos pulmonares con el consiguiente bloqueo en la producción del surfactante necesario para mantener los pulmones ventilados.

Esto conduce a una reducción drástica de las áreas de intercambio pulmonar, lo que provoca colapso pulmonar y atelectasia.

Desde el punto de vista pronóstico, este tipo de inhalaciones son las peores, provocando la muerte en un mayor número de casos.

Una característica común a los tres tipos de agua (aunque menos frecuente en las piscinas) es que el ahogamiento suele implicar estar en agua a baja temperatura, favoreciendo así el desarrollo de la hipotermia, que se favorece en los niños, sobre todo si son muy delgados debido a a la grasa subcutánea reducida.

Cuando la temperatura central alcanza valores inferiores a 30 °C, se producen manifestaciones fisiopatológicas que amenazan la vida: la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la actividad metabólica del organismo disminuyen progresivamente con la aparición de asistolia o fibrilación ventricular;

Ahogamiento: ¿qué hacer?

Primeros auxilios está influida por diversos factores y, en los casos más graves, ciertamente representa una verdadera encrucijada entre la supervivencia y la muerte del ahogado.

El salvador debe:

  • actúa rápido;
  • recuperar a la persona y sacarla del líquido (cuidado porque una persona que se ahoga en el agua, en un intento por sobrevivir, puede empujar al rescatador bajo el agua)
  • realizar una evaluación del estado de conciencia del sujeto, verificando la permeabilidad de las vías respiratorias (posible presencia de moco, algas, arena), la presencia de respiración y la presencia de latidos cardíacos;
  • si es necesario, inicie la reanimación cardiopulmonar;
  • tenga cuidado al mover a la víctima: en caso de duda, espinal siempre se debe sospechar un traumatismo;
  • asegurar una ventilación adecuada, haciendo que los transeúntes se alejen;
  • mantener una temperatura corporal adecuada de la víctima, secándola si aún está húmeda;
  • transportar a la víctima al hospital.

Se debe llamar al Número de Emergencia lo antes posible, alertando al operador de la gravedad de la situación.

El tratamiento médico de la persona ahogada tiene como objetivo:

  • apoyar y controlar las funciones vitales
  • corregir alteraciones orgánicas;
  • prevenir complicaciones tempranas y tardías.

Los siguientes son importantes para este propósito

  • el mantenimiento del intercambio gaseoso mediante asistencia respiratoria con ventilación a presión positiva;
  • la optimización hemodinámica mediante la corrección de la volemia mediante la administración de fluidos, expansores de plasma, plasma, albúmina, sangre y, si está indicado, cardiocinéticos;
  • la corrección de la hipotermia, si la hubiere.

Para manejar las complicaciones tempranas, lo siguiente es importante

  • la evacuación del agua contenida en el estómago;
  • prevención de la necrosis tubular aguda en presencia de hemólisis;
  • profilaxis antibiótica;
  • el tratamiento de los desequilibrios hidroelectrolíticos y ácido-base;
  • el tratamiento de trauma(s) (por ejemplo, heridas o fracturas óseas).

Las posibles complicaciones tardías en el ahogamiento son:

  • neumonía por aspiración;
  • absceso pulmonar
  • mioglobinuria y hemoglobinuria;
  • insuficiencia renal;
  • síndrome de dificultad respiratoria (SDRA);
  • encefalopatía isquémica-anóxica (daño al cerebro por falta de suministro de sangre/oxígeno);
  • coagulopatías;
  • sepsis

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Resucitación por ahogamiento para surfistas

Plan y equipo de rescate acuático en los aeropuertos de EE. UU., El documento de información anterior extendido para 2020

ERC 2018 – Nefeli salva vidas en Grecia

Primeros auxilios en niños ahogados, nueva modalidad de intervención Sugerencia

Plan y equipo de rescate acuático en los aeropuertos de EE. UU., El documento de información anterior extendido para 2020

Perros de rescate acuático: ¿cómo se entrenan?

Prevención de ahogamientos y rescate acuático: la corriente resaca

RLSS UK implementa tecnologías innovadoras y el uso de drones para apoyar los rescates acuáticos / VIDEO

¿Qué es la deshidratación?

Verano y altas temperaturas: deshidratación en paramédicos y socorristas

Primeros Auxilios: Tratamiento Inicial Y Hospitalario De Víctimas De Ahogamiento

Primeros auxilios para la deshidratación: saber responder a una situación no necesariamente relacionada con el calor

Niños en riesgo de enfermedades relacionadas con el calor en climas cálidos: esto es lo que debe hacer

Calor de verano y trombosis: riesgos y prevención

Ahogamiento Seco Y Secundario: Significado, Síntomas Y Prevención

Fuente:

Medicina en línea

Puede que también te guste