Problemas de salud mental que afectan a los socorristas: una descripción general

Problemas de salud mental que afectan a los socorristas: examen de los desafíos únicos que enfrentan los oficiales de policía, bomberos, paramédicos, técnicos de emergencias médicas y otros socorristas

Damos por sentado que si alguna vez nos encontramos en una emergencia extrema, podemos levantar el teléfono, marcar el 911 y ser rescatados de cualquiera que sea nuestra crisis.

Y es cierto: ya sea que se enfrente a un incendio, un accidente automovilístico, una emergencia médica o el miedo a un ataque violento, alguien estará en ese teléfono pidiéndonos información y ofreciéndonos orientación en unos momentos, si no segundos.

Muy poco tiempo después, aparecerán uno o más socorristas para evaluar la situación y facilitar cualquier acción que sea necesaria para que estemos seguros nuevamente.

Los primeros en responder son las primeras personas en ayudar en las escenas de emergencias.

Incluyen policías, bomberos, Técnicos de emergencias médicas, rescatistas, alguaciles adjuntos, socorristas voluntarios y, sí, operadores del 911 también.

Son los primeros en llegar a lo que a menudo es el peor día de la vida de alguien.

Y lo hacen día tras día, año tras año.

Naturalmente, esto va a afectar la salud mental de uno. ¿Cómo podría no ser así?

Hechos y estadísticas

La depresión, el trastorno por uso de sustancias (SUD), el trastorno de estrés postraumático (PTSD) y la ideación suicida son más comunes entre los socorristas que en la población general.

  • Los oficiales de policía y los bomberos tienen más probabilidades de morir por suicidio que en el cumplimiento del deber
  • El 85% de los socorristas han experimentado Salud mental Temas
  • La depresión y el PTSD son 5 veces más comunes en los socorristas
  • El 35% de los oficiales de policía experimentan PTSD
  • 18-24% de los operadores y despachadores del 911 experimentan PTSD

Todo esto y, sin embargo, todavía hay un estigma asociado a aquellos que pueden necesitar ayuda o apoyo:

  • 7 de cada 10 dicen que los servicios de salud mental rara vez, si es que alguna vez, se utilizan
  • El 57 % teme las repercusiones negativas por buscar ayuda
  • 40% teme ser degradado o despedido

Los socorristas se enfrentan repetidamente a tragedias impensables, pero dado que es su profesión elegida, existe una cultura inherente de no pedir ayuda cuando una persona está luchando por enfrentarse a todo.

Cada uno de sus compañeros está experimentando las mismas cosas, y la mentalidad es que, dado que es su trabajo, deberían poder simplemente "seguir adelante".

La salud mental es un tema que ha ido ganando terreno y conciencia de manera constante durante las últimas décadas, y el estigma de pedir ayuda está disminuyendo para gran parte de la población en general.

Sin embargo, todavía tenemos un largo camino por recorrer, especialmente para las personas (como los veteranos) con carreras en las que la expectativa es mantener cierto estoicismo y tolerancia ante la tragedia y el dolor.

La comprensión, la compasión y la conciencia son todas necesarias para continuar ese progreso hacia adelante.

Si usted mismo es un socorrista o se siente preocupado por uno, aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta.

Pedir ayuda puede ser difícil, pero hacerlo puede salvar una vida.

Salud mental: socorristas y depresión

Lo más importante que hay que entender sobre la depresión es que no es una tristeza o un mal humor temporales, que todos experimentamos alguna vez.

La depresión es una afección grave que afecta tanto su salud mental como física y puede requerir tratamiento.

La depresión afecta la forma en que piensas, sientes y actúas. Puede interferir con el trabajo, las relaciones y la vida cotidiana.

Una persona deprimida a menudo perderá interés en actividades que solían darle placer.

Algunos síntomas de la depresión incluyen:

  • Retiro de familiares y amigos cercanos
  • Interrupciones En Los Patrones De Sueño; Dormir en exceso o no lo suficiente
  • Falta de energía; Incluso las tareas básicas parecen abrumadoras
  • Dificultad para concentrarse, tomar decisiones o completar tareas
  • Problemas físicos inexplicables, como dolores de cabeza o dolor de espalda
  • Reducción del apetito y pérdida de peso, o aumento de los antojos de alimentos y aumento de peso
  • Consumo excesivo o creciente de alcohol u otras sustancias
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Esta no es una lista exhaustiva, ni todas las personas con depresión experimentan todos estos síntomas.

Si usted o alguien a quien cuida ha estado viviendo con 3 o más de estos síntomas diariamente durante dos semanas o más, puede ser el momento de buscar ayuda.

Los socorristas se encuentran en la posición única de ser siempre a quienes las personas acuden en tiempos de crisis.

En repetidas ocasiones son testigos de terribles tragedias, pero pueden sentir que sus propios sentimientos de dolor o pérdida no están “justificados” ya que eligieron estar en el campo de la ayuda.

Esto simplemente no es cierto. El hecho de que algo terrible no te esté sucediendo directamente no significa que no te afectará.

Y cuando una persona se enfrenta a una crisis tras otra y no tiene acceso a los medios adecuados para procesar esas crisis, es natural que la emoción angustia y eventualmente la depresión (u otros problemas de salud mental) pueden aparecer.

Un número significativo de los desafíos de salud mental que enfrentamos son el resultado de emociones no reconocidas o no procesadas, incluida la depresión.

Primeros respondedores y trastorno por uso de sustancias

“Automedicarse” es un término que se usa para las personas que recurren al alcohol u otras drogas para hacer frente a sentimientos y emociones que son demasiado confusos, intensos o dolorosos para enfrentarlos de frente.

Muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que están haciendo esto hasta que intentan reducirlo sin éxito o enfrentan algún tipo de consecuencia negativa como resultado de su automedicación.

Los socorristas tienen más probabilidades de automedicarse que el resto de la población.

Constantemente se enfrentan a situaciones de alto estrés, y es su trabajo mantener la calma, la compasión y la productividad, incluso en medio de las situaciones más desafiantes y desgarradoras.

La expectativa de mantener la calma y la serenidad frente a un desastre tras otro puede convertirse en una carga pesada, y una cerveza fría (o dos o tres) al final de un día particularmente difícil puede convertirse fácilmente en un hábito.

Los hábitos pueden conducir a la dependencia, y la dependencia puede conducir al trastorno por uso de sustancias (SUD).

Las personas que beben con el propósito de automedicarse tienen muchas más probabilidades de desarrollar una dependencia de la sustancia que eligen.

Hechos y estadísticas

  • 2 de cada 5 técnicos de emergencias médicas se involucran en el uso de alto riesgo de alcohol o drogas
  • El 25% de los oficiales de policía informan que beben para "sentirse parte del equipo"
  • La tasa de trastorno por consumo de alcohol en la policía después de 4 años de servicio es del 36%
  • El 25% de los oficiales de policía se han visto afectados negativamente por la bebida de sus compañeros de trabajo
  • Se estima que el 10% de todos los bomberos abusan de las drogas
  • Se estima que el 29% de todos los bomberos abusan del alcohol
  • Los trastornos por uso de sustancias entre los socorristas con TEPT es del 20 %

El alcohol es la sustancia de la que más abusan los socorristas, pero la marihuana se ha legalizado en muchos estados y está ganando terreno como droga recreativa preferida.

Muchos socorristas se lesionan en el trabajo y requieren analgésicos para recuperarse, y esto puede convertirse en una pendiente resbaladiza. Las personas se vuelven adictas sin querer a los analgésicos recetados todo el tiempo, especialmente las personas que sufren angustia emocional en su vida diaria.

Si cree que usted o alguien a quien cuida puede estar automedicándose, algunas cosas que debe tener en cuenta incluyen:

  • Cambios en el apetito y los patrones de sueño
  • Deterioro De La Apariencia Física Y Los Hábitos De Aseo
  • Dificultades en las relaciones
  • Dificultad para concentrarse, tomar decisiones o completar tareas
  • Abandono de actividades placenteras para beber o usar drogas
  • Cambios de humor repentinos, aumento de la irritabilidad, arrebatos de ira
  • Parecer temeroso, ansioso o paranoico sin razón aparente

Pedir ayuda con un trastorno por uso de sustancias puede parecer difícil, vergonzoso o vergonzoso, incluso más para los socorristas.

Tenga en cuenta que muchas personas informan que sienten una gran sensación de alivio después de admitir que necesitan ayuda, y puede que le sorprenda la cantidad de apoyo y compasión que recibe al hacerlo.

Con la intervención y el cuidado correctos, es posible no solo recuperarse de un SUD, sino también prosperar más de lo que nunca creyó posible.

Primeros respondedores y trastorno de estrés postraumático

Más del 80% de los socorristas están expuestos a eventos traumáticos en el trabajo.

Regularmente están involucrados en situaciones increíblemente estresantes, que incluyen lesiones que amenazan la vida y la muerte.

Aproximadamente 1 de cada 3 socorristas desarrolla trastorno de estrés postraumático (TEPT) en el transcurso de su carrera, en comparación con 1 de cada 5 en la población general.

Es natural sentirse temeroso y preocupado después de un evento traumático. El miedo es parte de la respuesta de "lucha o huida" del cuerpo, y es una salvaguardia para no ponernos en mayor peligro.

Este sentimiento de miedo eventualmente desaparecerá a medida que pase el tiempo después del evento traumático.

Para algunas personas, sin embargo, esa respuesta de lucha o huida dura más y puede incluso empeorar, y esto puede llevar potencialmente a un diagnóstico de TEPT.

Cualquiera puede desarrollar PTSD, pero cuanto más tragedia y trauma enfrenta alguien, más probable es que lo haga.

Esta es la razón por la que los socorristas tienen un riesgo tan alto de desarrollar TEPT con el tiempo.

Los síntomas del PTSD pueden incluir, entre otros:

  • Flashbacks, o revivir el evento una y otra vez, que pueden ir acompañados de síntomas físicos como un corazón acelerado.
  • Pesadillas recurrentes o recuerdos del evento
  • Evitar lugares, eventos u objetos que desencadenen recuerdos del evento
  • Dificultad para concentrarse, tomar decisiones o completar tareas
  • Estar asustado o nervioso fácilmente
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido
  • Sentirse irritable o enojado; Tener arrebatos agresivos
  • Asumir una visión negativa de uno mismo y/o del mundo
  • pensamientos distorsionados sobre el evento; Asumir la culpa, la culpa o la vergüenza que no es apropiadamente suya para asumir
  • Aislarse socialmente
  • Encontrando Difícil o Imposible Sentir Emociones Positivas, como Alegría o Satisfacción

El tratamiento para el PTSD puede incluir terapia de conversación, medicamentos o ambos.

Muchas personas que tienen PTSD también luchan con otros problemas, como el abuso de sustancias o la depresión y la ansiedad.

Es importante buscar atención profesional para obtener el mejor tratamiento posible.

Para una persona expuesta a múltiples traumas, como un socorrista, es realmente importante desarrollar una rutina constante de autocuidado para realizar un seguimiento de los sentimientos y emociones a medida que surgen.

El autocuidado a menudo incluye terapia u otras modalidades de tratamiento de salud mental.

Primeros respondedores e ideación suicida

Tanto los agentes del orden como los bomberos tienen más probabilidades de morir por suicidio que en el cumplimiento de su deber.

Los proveedores de EMS tienen 1.39 veces más probabilidades de morir por suicidio que el público en general.

Muchos socorristas consideran que el estrés es "parte del trabajo", lo que probablemente contribuya a estos números elevados, ya que estos trabajadores no se sienten cómodos (o seguros) buscando la ayuda que necesitan cuando están luchando con su salud mental. salud.

El suicidio no es un evento independiente; suele estar precedido por un trastorno mental como la depresión o el TEPT.

Debido a que los socorristas experimentan estos trastornos a un ritmo tan desproporcionado en comparación con el público en general, tiene sentido que sus tasas de suicidio también sean más altas.

Hechos y estadísticas

  • El 25% de los socorristas corren un alto riesgo de suicidio
  • El 37% de los proveedores de EMS han contemplado el suicidio
  • 6.6% de los proveedores de EMS han realizado un intento de suicidio
  • Entre 125 y 300 oficiales de policía se suicidan cada año (estas cifras no se informan)
  • El 46% de los bomberos ha contemplado el suicidio
  • El 15.5% de los bomberos han intentado suicidarse

El miedo a las repercusiones impide que muchos socorristas busquen tratamiento para su salud mental

Cuanto más tiempo pasen sin la prevención y el apoyo adecuados, mayor será la probabilidad de que el suicidio comience a sentirse como una opción viable.

Lamentablemente, el miedo a las repercusiones puede ser perfectamente legítimo.

La salud mental es un requisito para ser un socorrista, y las personas, de hecho, han perdido el estado de sus armas o han sido enviadas a "tareas de escritorio" después de buscar ayuda para los problemas de salud mental.

Si usted o alguien a quien cuida son los primeros en responder y se siente preocupado por su propia salud mental o la de ellos, algunas señales a las que debe estar atento incluyen:

  • Sentimientos continuos de ansiedad o depresión
  • Sentimientos de desesperación acerca de la vida
  • Incapacidad para concentrarse o tomar decisiones
  • Aumento del consumo de alcohol u otras sustancias
  • Incidentes o pensamientos de autolesión

Afortunadamente, la creciente conciencia de los problemas de salud mental está comenzando a llegar a nuestros socorristas.

Hay más compasión y comprensión de lo que solía haber. Si usted o un ser querido tienen dificultades, busque ayuda lo antes posible.

Tus luchas no son un signo de debilidad o fracaso.

Son un signo de ser humano.

Existe ayuda y apoyo para ti, y mereces sentirte fuerte y saludable (mental, emocional y físicamente) sin importar cuál sea la carrera que elijas.

El hecho de que hayas elegido una profesión de ayuda no significa que no merezcas un poco de ayuda.

Pedir ayuda como socorrista

Cuando está en un trabajo de alto estrés, es fácil minimizar o incluso ignorar el costo que el estrés le está cobrando, especialmente cuando se espera que asuma esos altos niveles de estrés sin pestañear.

Tenga en cuenta que no seguirá realizando su trabajo con la máxima eficiencia si su salud mental comienza a decaer, especialmente si no lo sabe y no hace nada para mantenerse saludable y seguro.

Aquí hay algunas cosas que debe buscar que pueden ser señales de que es hora de comunicarse:

  • Irritabilidad e Ira. Es posible que empiecen a meterse cosas debajo de su piel que nunca antes o puede que se encuentre criticando a sus amigos o seres queridos con más frecuencia.
  • Ansiedad, Depresión o Tristeza Constante. Si los días malos superan a los días buenos, o si le resulta difícil sentir alegría o placer, puede ser el momento de acercarse.
  • Reviviendo Eventos Traumáticos. Volver a experimentar el trauma y reproducir eventos traumáticos en su mente una y otra vez es un signo de TEPT. Si está rumiando o tiene destellos repentinos de recuerdos inquietantes, busque ayuda.
  • Uso de sustancias nuevo o aumentado. Comenzar o aumentar el consumo de alcohol o drogas a menudo es una señal de que está tratando de hacer frente a los sentimientos desagradables reprimiéndolos. Cuanto antes obtenga ayuda con esto, es menos probable que enfrente consecuencias negativas debido a su uso creciente.

Nuestras mentes y cuerpos están conectados, y muchas personas, especialmente aquellas que deben permanecer tranquilas y algo desconectadas de las situaciones estresantes en las que se encuentran, manifestarán problemas emocionales en sus cuerpos físicos.

Esto puede verse así:

  • Problemas con el apetito o la digestión
  • Dolores y molestias crecientes e inexplicables; Dolores de cabeza, dolores de estómago, dolor de espalda
  • Problemas para desempeñarse sexualmente o concebir
  • Dificultad para recordar cosas, o una "cabeza borrosa"

No hay absolutamente ninguna vergüenza en experimentar cualquiera de estos síntomas o cualquier otro síntoma que no se enumera aquí.

No es una señal de debilidad o fracaso el sentir los efectos de un trabajo increíblemente difícil que pocas personas pueden manejar.

De hecho, pedir ayuda es un signo de fortaleza, no de debilidad.

Significa que tienes el coraje de hacerte un poco vulnerable para fortalecerte y poder realizar tu trabajo aún mejor, sin mencionar que tu vida personal y privada también será más fácil y agradable.

Si siente que su trabajo o puesto puede estar en peligro si admite que necesita ayuda, puede hacerlo de forma anónima.

Cuanto más apoyo tengas, mejor estarás, así que trata de dejar que tu familia y otros seres queridos te ayuden y apoyen si puedes.

Lea también:

Emergency Live Aún más… Live: Descargue la nueva aplicación gratuita de su periódico para IOS y Android

Por qué convertirse en socorrista de salud mental: descubra esta figura del mundo anglosajón

ALGEE: Descubriendo juntos los primeros auxilios para la salud mental

Ansiedad: una sensación de nerviosismo, preocupación o inquietud

Bomberos / Piromanía y obsesión por el fuego: perfil y diagnóstico de quienes padecen este trastorno

Vacilación al conducir: hablamos de amaxofobia, el miedo a conducir

Seguridad de los rescatistas: índices de TEPT (trastorno de estrés postraumático) en los bomberos

Italia, la importancia sociocultural del trabajo social y sanitario voluntario

Ansiedad, ¿cuándo una reacción normal al estrés se vuelve patológica?

Desactivar entre los primeros respondedores: ¿Cómo manejar el sentimiento de culpa?

Desorientación temporal y espacial: qué significa y con qué patologías se asocia

El ataque de pánico y sus características

Ansiedad patológica y ataques de pánico: un trastorno común

Paciente con ataque de pánico: ¿Cómo manejar los ataques de pánico?

Ataque de pánico: qué es y cuáles son los síntomas

Rescatar a un paciente con problemas de salud mental: el protocolo ALGEE

Factores de estrés para el equipo de enfermería de urgencias y estrategias de afrontamiento

Agentes biológicos y químicos en la guerra: conocerlos y reconocerlos para una adecuada intervención en salud

Psicopatologías de guerra y de prisioneros: estadios de pánico, violencia colectiva, intervenciones médicas

MSF: Crecen las necesidades de salud mental en Ucrania después de 100 días de guerra

Fuente:

D'Amore Salud Mental

Puede que también te guste